domingo, marzo 3

Reseñas | Por qué Estados Unidos debe cambiar de rumbo sobre Gaza hoy

No somos ajenos al sufrimiento humano, los conflictos, los desastres naturales y algunos de los desastres más grandes y graves que el mundo haya visto jamás. Estábamos allí cuando estallaron los combates en Jartum, Sudán. Mientras llovían bombas sobre Ucrania. Cuando los terremotos arrasaron el sur de Turquía y el norte de Siria. Mientras el Cuerno de África enfrenta su peor sequía en años. La lista continua.

Pero como líderes de algunas de las organizaciones humanitarias más grandes del mundo, no hemos visto nada parecido al asedio de Gaza. Más de dos meses después del horrible ataque contra Israel que mató a más de 1.200 personas y provocó unos 240 secuestros, alrededor de 18.000 habitantes de Gaza –incluidos más de 7.500 niños– han sido asesinados, según el Ministerio de Salud de Gaza. Se cree que han muerto más niños en este conflicto que en todos los grandes conflictos mundiales juntos el año pasado.

Las atrocidades cometidas por Hamás en octubre. 7 eran inaceptables y depravados, y la toma y detención de rehenes es aborrecible. Los llamamientos para su liberación son urgentes y justificados. Pero el derecho a la legítima defensa no exige ni puede exigir que esta pesadilla humanitaria afecte a millones de civiles. No es un camino hacia la rendición de cuentas, la curación o la paz. En ninguna otra guerra que podamos imaginar en este siglo los civiles han quedado tan atrapados, sin opción ni oportunidad de escapar para salvarse a sí mismos y a sus hijos.

La mayoría de nuestras organizaciones han estado operando en Gaza durante décadas. Pero no podemos hacer nada para abordar el nivel de sufrimiento en esta región sin un alto el fuego inmediato y completo y el fin del asedio. Los bombardeos aéreos imposibilitaron nuestro trabajo. La retirada de agua, combustible, alimentos y otras necesidades básicas ha creado enormes necesidades que la ayuda por sí sola no puede satisfacer.

Los líderes mundiales –y especialmente el gobierno de Estados Unidos– deben comprender que no podemos salvar vidas en estas condiciones. Hoy se necesita un cambio significativo de enfoque por parte del gobierno estadounidense para sacar a Gaza de este abismo.

Para empezar, la administración Biden debe poner fin a su interferencia diplomática en las Naciones Unidas, bloqueando pide un alto el fuego.

Desde el fin de la pausa en los combates, asistimos una vez más a bombardeos de un nivel excepcionalmente alto y de una ferocidad creciente. Las pocas zonas de Gaza que permanecen intactas por los bombardeos se reducen cada hora, lo que obliga a más y más civiles a buscar una seguridad que no existe. Más del 80 por ciento de los 2,3 millones de habitantes de Gaza ahora están movidos. La última ofensiva israelí los obliga ahora a reagruparse en una pequeña franja de tierra.

Los bombardeos no son lo único que acorta brutalmente vidas. El asedio de Gaza –y los bloqueos que lo rodean– han provocado una grave escasez de alimentos, cortes de suministros médicos y de electricidad, y falta de agua potable. Prácticamente no hay atención médica en el enclave y hay pocos medicamentos. Los cirujanos trabajan a la luz de sus móviles, sin anestesia. Usan trapos como vendas. El riesgo de oleadas de enfermedades infecciosas y transmitidas por el agua no hará más que aumentar en las condiciones de vida cada vez más hacinadas de las personas desplazadas.

Uno de nuestros colegas en Gaza describió recientemente su lucha por alimentar a un bebé huérfano que había sido rescatado de los escombros de un ataque aéreo. El bebé no había comido durante días después de la muerte de su madre. Sus colegas sólo pudieron obtener leche en polvo (no fórmula, leche materna ni alimentos infantiles nutricionalmente apropiados) para ayudar a evitar su hambruna.

Antes de la guerra, cientos Se necesitaban camiones llenos de ayuda todos los días para apoyar la existencia diaria de los habitantes de Gaza. Sólo una pequeña parte de esta ayuda necesaria ha llegado a Gaza en los dos meses transcurridos desde el inicio de la guerra. Pero incluso si se permitiera la entrada a más personas, nuestro trabajo en Gaza depende de que nuestros equipos puedan moverse con seguridad para establecer almacenes, refugios, clínicas de salud, escuelas e infraestructura de suministro de alimentos, agua, saneamiento e higiene.

Hoy, nuestros empleados no están seguros. Nos cuentan que toman la decisión diaria de quedarse con su familia en el mismo lugar para poder morir juntos o salir a buscar agua y comida.

Entre los líderes en Washington se habla constantemente de prepararse para “el día siguiente”. Pero si este incesante bombardeo y asedio continúa, no habrá un “día después” para Gaza. Será demasiado tarde. Hoy están en juego cientos de miles de vidas.

Hasta ahora, la diplomacia estadounidense en esta guerra no ha logrado los objetivos establecidos por el presidente Biden: protección de civiles inocentes, respeto del derecho humanitario y mayor entrega de ayuda. Para detener la caída libre apocalíptica de Gaza, la administración Biden debe tomar medidas concretas, como lo hace en otros conflictos, para aumentar la apuesta con todas las partes en el conflicto y los países vecinos.

El secretario de Estado Antony Blinken una vez dicho de la guerra en Ucrania, según la cual atacar la calefacción, el agua y la electricidad constituía una “brutalización del pueblo ucraniano” y era “bárbaro”. La administración Biden debería reconocer que lo mismo ocurre en Gaza. Mientras se anunciaba medidas Para disuadir la violencia contra los civiles palestinos en Cisjordania, Blinken y sus colegas también deberían aplicar una presión similar para poner fin a la violencia contra los civiles en Gaza.

Los desgarradores acontecimientos que se desarrollan ante nuestros ojos están dando forma a una narrativa global que, si no se modifica, revelará un legado de indiferencia ante un sufrimiento indescriptible, parcialidad en la aplicación de las leyes de conflicto e impunidad para los actores que violan el derecho internacional humanitario.

El gobierno de Estados Unidos debe actuar ahora y luchar por la humanidad.

Michelle Nunn es la presidenta y directora ejecutiva de CARE USA. Tjada D’Oyen McKenna es la directora ejecutiva de Mercy Corps. Jan Egeland es el secretario general del Consejo Noruego para los Refugiados. Abby Maxman es la presidenta y directora ejecutiva de Oxfam América. Jeremy Konyndyk es el presidente de Refugees International. Janti Soeripto es presidente y director ejecutivo de Save the Children Estados Unidos.

El Times se compromete a publicar una variedad de letras Para el editor. Nos encantaría saber qué piensas sobre este o cualquiera de nuestros artículos. Aquí hay algo consejo. Y aquí está nuestro correo electrónico: cartas@nytimes.com.

Siga la sección de Opinión del New York Times en Facebook, Instagram, TIC Tac, X Y Temas.