domingo, marzo 3

“Horcynus Orca”, el monstruo romano de Stefano D’Arrigo

“Horcynus Orca”, de Stefano D’Arrigo, traducida del italiano por Monique Baccelli y Antonio Werli, Le Nouvel Attila, 1.372 p., 39,90 €, digital 28 €.

Se trata deOrca Horcynusobra del poeta, novelista y ensayista siciliano Stefano D’Arrigo (1919-1992), como la orca con su costado lacerado que ronda la tercera y última parte de este mundo-texto: he aquí una creación mítica cuya aparición, en su plenitud de su expansión, está precedido de señales de alerta y destellos fragmentarios.

Lo seguimos, en octubre de 1943, durante cuatro días y tres partes, y «Observaciones», el regreso con su padre, en el pueblo de Caribdis, en la orilla siciliana del estrecho de Messina, de ‘Ndrja Cambria, marinero italiano desmovilizado. A lo largo de la primera parte se suceden encuentros que confrontan el contexto histórico y la entidad mitológica, gente de mujeres, magos, soldados desmantelados y pescadores locales. Si la segunda representa el reencuentro con el padre y pone en juego el recuerdo de la guerra, marcada por la lucha titánica con el orco y un inagotable monólogo joyceano de ‘Ndjra, la tercera parte termina con una evocación, de nuevo, de la guerra y la destrucción. .

Esta historia, después de diecinueve años de mezclas verbales, injertos y recortes lingüísticos, irrumpió en la lengua italiana en 1975, una publicación arrebatada al autor con grandes esfuerzos por la editorial Mondadori, que vendió 80.000 ejemplares. Pero esta joya fue precedida, a lo largo de décadas, por muchas apariciones: en los años 1950 oímos hablar de una Testa delfino (“cabeza de delfín”), firmado D’Arrigo; En 1960 apareció una versión reescrita de unas cien páginas en la revista El Menabo, dirigida por Italo Calvino y Elio Vittorini; en 1957, los poemas de código siciliano (“Códice siciliano”) le valió el premio Crotone. Tras este trabajo de aproximación, habrá que esperar hasta el 27 de febrero de 1975 para aprehender, bajo su cubierta azul, en toda su sustancia, la escritura monstruosa a la que D’Arrigo dedicó su vida y a la que Le Nouvel Attila y su editor Benoît Virot , apoyado por un equipo de veinte personas, finalmente presentado aquí una versión francesa, firmada por Monique Baccelli y Antonio Werli. Una odisea que es necesario, para comprenderla plenamente, reconstruir desde sus orígenes.

Fortunato Stefano D’Arrigo, siciliano de un pobre pueblo de pescadores en el Estrecho de Messina, fue criado allí por su madre y su abuela. Estudiante de defensa civil, testigo, entre agosto y octubre de 1943, de la liberación de Italia entre Messina y Nápoles, regresó a Sicilia para realizar una tesis sobre el poeta alemán Hölderlin (1770-1843), una reflexión académica que analiza las tensiones entre arquetipos, mitos culturales y contingencias históricas. Casado en 1948 con Jutta Brutus, se instaló en Roma, en el barrio de Monte Sacro, donde, como periodista y crítico de arte, se involucró en la comunidad artística, lo que le llevó, en 1949 y 1950, a alojarse con el pintor Renato Guttuso ( 1911-1987) en Scylla, en la orilla calabresa del estrecho de Messina, y comenzar una larga meditación sobre este lugar homérico y el patrimonio mítico transmitido a las poblaciones locales.

Te queda el 40% de este artículo por leer. El resto está reservado para suscriptores.