viernes, abril 19

en Tirreno-Adriático, está Jonas Vingegaard… y los demás

El mensaje enviado a la competición es claro: habrá que tener en cuenta a Jonas Vingegaard en las carreras por etapas. Veinticuatro horas después de eliminar a la Tirreno-Adriático con una victoria en solitario, el ciclista danés lo volvió a hacer, el sábado 9 de marzo, al ganar 6etapa en la cima del Monte Petrano, la etapa reina de esta edición de 2024, de 180 kilómetros entre Sassoferrato y Cagli.

Leer también | Jonas Vingegaard gana en solitario la 5ª etapa de Tirreno-Adriático y se pone líder de la general

Partiendo desde muy lejos, a más de seis kilómetros de la cima, el corredor del equipo Visma-Lease a Bike aventajaba en 26 segundos a sus segundos clasificados en la clasificación general: Juan Ayuso (UAE Team Emirates) se hacía con el segundo puesto en la sprint por delante de Jai Hindley (Bora-Hansgrohe), ambos hombres conservan así su lugar en el podio, respectivamente, a 1′ 24″ y 1′ 52″ de Vingegaard.

Partiendo con el maillot azul de líder sobre los hombros, el doble ganador del Tour de Francia pasó inicialmente la etapa tranquilamente en el calor del pelotón, bien protegido por sus hombres. Dejaron marchar sin pánico una escapada de nueve hombres que podrían haber sido de la realeza, con Richard Carapaz, Julian Alaphilippe o incluso Ben Healy. Pero nunca concedieron más de 2′ 20″ a los fugitivos, cuyo pequeño grupo empezó a desintegrarse a 45 kilómetros de la meta, cuando Alaphilippe, el primero, se soltó.

Romain Bardet se retira de la salida de etapa

Al pie de la ascensión final, casi diez kilómetros a casi la media y un desnivel de 817 metros, sólo quedaban dos hombres en cabeza: Andreas Leknessund (Uno-X Mobility), que cedió rápidamente, y el pequeño el escalador ecuatorial y actual campeón olímpico Richard Carapaz.

Bajo el liderazgo de los compañeros de Jai Hindley, el pelotón atacó la subida a un ritmo vertiginoso, principalmente rápido y “grupo de camiseta azul” a unas quince unidades. A 6,6 kilómetros de la meta, Vingegaard, Ayuso y Hindley asestaron el segundo mazazo. Partiendo de tres en tres, alcanzaron y dejaron a Carapaz en unos pocos hectómetros, antes de ajustar cuentas entre ellos.

El francés Romain Bardet (DSM) no estaba preparado para empezar la etapa del sábado. Víctima de una caída el día anterior, fue sometido por la noche al protocolo de conmoción cerebral, que reveló síntomas leves. Su equipo anunció su retirada por la mañana.

El mundo con AFP

Reutilizar este contenido